jueves, 28 de febrero de 2013

The Frowning Clouds en Alcalá de Henares:


A parte de entrañables héroes de la infancia como Cocodrilo Dundee y de esos animales tan tontísimos que no entiendo por qué todo el mundo adora llamados koalas, resulta que Australia puede presumir como nación de tener otras cosas: unos pedazos de músicos que flipas...


 Esa fue, básicamente, la idea máxima que extraje el domingo 24 tras acabar de presenciar el concierto que The Frowning Clouds, una jovencísima banda procedente de Geelong y Melbourne –no lo tengo muy claro-, había dado en la Sala EgoLive de Alcalá de Henares.

Las reseñas previas que habíamos leído de ellos nos los pintaban como los herederos del Rock clásico de los años sesenta. Una definición que sinceramente me daba algo de miedo y de repelús, porque no me negarán que leer esas palabras y pensar de seguido en una vulgar copia de los Beatles o los Kinks subida al escenario y berreando himnos no va hilado...


 Afortunadamente -siempre afortunadamente- resulta que estos chavalillos han bebido de esas fuentes británicas sesenteras, pero sin quedarse en la sólo en la superficie del género, ya que como chavales echados pa´lante, también están dotados de un genio creador que suele escasear en estos pantanosos y muchas veces estériles terrenos musicales de lo ‘revival’ por los que se mueven con tan aparente soltura The Frowning Clouds.

Gente joven, como decía, pero además con talante y personalidad. Se les veía el regusto estético clásico: algunos peinados a lo Macca, un toque hippiesco en eso del bajista tocando sin zapatillas, la forma de moverse al ritmo de la música, pero todo sin muchas pintas o pretensiones. Muy naturales y sencillitos, dando más importancia a lo que iba a salir de sus guitarras...


 Pese al desconocimiento previo que servidor tenía sobre esta banda y que podía hacer que no conectara de inmediato con la propuesta de los chicos, debo afirmar y reconocer que el nivel de enganche de las canciones fue altísimo. Puro sonido 60´s, sin copia alguna, todo originalidad, con estructuras sencillas y efectivas, guitarras bonitas que llegaban a nuestros oído con todo el encanto y regusto de antaño -como esa doce cuerdas que tanto me recordó a los míticosmitiquísimos The Byrds con Roger McGuinn a la Rickenbaker-, con esos interesantes juegos vocales que hacen ver que detrás de este concierto hubo un trabajo previo…


 Y sí, todo lo que he dicho hasta ahora eran las cosas buenas… Pero también hay cosas malas. O mejor dicho una cosa mala o un detalle a pulir que en mi opinión hizo que la noche no fuera tan redonda como debiera haber sido: la escasa continuidad entre una canción y otra. Me da la sensación como que se tomaron el concierto con tanta tranquilidad y calma que a veces se rozaba lo lánguido. Fueron muchos los parones entre canciones, muchas las charlas entre los músicos, el problema con la cuerda de una guitarra –esto le pasa a las mejores familias-, muchos los chapurreo en español o en algo… Detalles que hicieron que sus canciones no brillaran con la intensidad que se adivina poseen, porque potencial tienen para dar y tomar, eso es innegable, y que la sensación global del concierto no fuera de diez.


 Pero bueno, ataques de crítico a parte, con lo que nos debemos quedar es que lo mejor para esta banda está todavía sin lugar a dudas aún por llegar… Y ahí estaremos nosotros para dar fe de ello.


 Así, en escorzo brutal es como pude conseguir fotografiar el setlist del concierto que tenían pegados al canto de las guitarras... ¡Os quejaréis!

2 comentarios:

  1. buenísima crónica, yo tambien estuve en el concierto, y coincido en todo. Buenísimos músicos los chavales, me gustó su estilo entre el garage y el rock surfero californiano, ... y tambien muy discontinuos a la hora de hilar los temas y conectar con el público. Seguro que los volveremos a ver, con más experiencia, en algún local con más aforo , en el Foro. (me ha encantado la foto "robada" del setlist ;-) )

    ResponderEliminar
  2. ¡Seguro que sí que los veremos más crecidos y más sueltos! Ojalá lleguen lejos y gracias por el comentario :)

    ResponderEliminar