viernes, 21 de diciembre de 2012

Noches de Power-Pop 2ª Parte: Paul Collins en Alcalá de Henares - 16 de diciembre - Sala Ego:

Tal y como habíamos prometido hace unos días, Los Sultanes Del Swing cerramos el año con otra crónica ‘powerpopera’. Pero en este caso no se trataba de un concierto más que apuntar en la lista, ya que el responsable de subirse al escenario la noche del domingo 16 de diciembre no fue otro que Paul Collins, es decir: el denominado por muchos ‘Rey Del Power-Pop’.



No vamos aquí a hablar a modo de introducción de la dilatada carrera de Paul Collins porque entonces estaríamos fomentando que alguien nos comentara en plan anónimo malvado, así que preferimos pasar página sobre la importancia que la obra de Paul ha tenido en la música de las últimas décadas para entrar directamente a tratar el asunto de la gran noche que tuvimos el placer de presenciar en la EgoLive.

Paul Collins es uno de esos tipos incombustibles que no se está quieto en casa y que no suele parar de realizar giras y más giras por todo el mundo. La última de ellas, la llamada ‘European Tour 2012’ le ha hecho viajar por Italia, Alemania, Suecia y Noruega, para recalar finalmente en España -un país importante en su vida- y concretando un poco más en Alcalá de Henares, que fue justamente la ciudad elegida para  poner el broche final a este interesante tour. ¡Quién se lo iba a imaginar!


De inicio la noche se planteaba complicada: era domingo -por lo que algunos cuerpos estaban ya un poco machacados tras el fin de semana vivido-, el tiempo que hacía era el de la época del año en que estamos y además, para más inri había fútbol… Pero bueno, como dije en la anterior crónica sobre Kurt Baker, se nota que poco a poco se va consiguiendo formar una parroquia y si ya sumamos a gente que venía directamente desde Madrid, pues no os cuento nada.

Éramos los que teníamos que estar. Luego no queremos quejas...

Para el concierto Paul Collins vino con su ‘Beat’, que de un tiempo para acá está formada por una serie de musicazos tan grandes como la copa de un pino: los inagotables Juancho López al bajo eléctrico, Christopher Bongers a la batería y el brillante Manolo Espinosa a la guitarra eléctrica.


En esta su primera visita a Alcalá, Paul decidió dar un repaso a su enorme carrera musical. Desde sus primeros movimientos con The Nerves, The Breakaways y The Beat hasta sus últimas grabaciones y alguna que otra composición que al parecer todavía no están registradas o publicadas… Vamos, que asistir a este concierto fue como leer del tirón una enciclopedia sobre el Power-Pop. Un auténtico placer.

Para que os hagáis una idea, Paul Collins inauguró la noche con “You Wont Be Happy”, para luego seguir con otras composiciones pertenecientes a su primer trabajo con The Beat en 1979 como “Different Kind Of Girl” y “Rock And Roll Girl”. Un álbum del que buscando más información por ahí he encontrado que fue producido ni más ni menos que por Bruce Botnick, un tipo que produjo entre otros a The Doors, a Love y que trabajó como ingeniero en el ‘Pet Sounds’ de los Beach Boys… Leyendas señores, leyendas.



Como ya estamos hablando demasiado, vamos a hacer un parón para ver y escuchar una de esas canciones que os hemos comentado. Una canción que según dicen por ahí, Paul compuso a su novia de por entonces. Y es que hay una cosa que está bien clara: somos todos un poco-bastante tímidos, cobardes y ya no hay galanes como los de antes...



Entre charla y charla en perfecto castellano -ya quisiera el talento de Sergio Ramos hablar inglés como Mr. Collins lo hace en el idioma de Cervantes- fueron cayendo canciones de otros discos más recientes como “Helen” -‘Flying High’ / Lucinda Records / 2007-  y “Hey DJ” -‘Ribbon Of Gold’ / Rock Indiana / 2008- esta última una canción que tiene un trasfondo y una historia que creo no sé por qué que nos suena a muchos enamorados del mundo de la radio: ese primer contacto con la música cuando éramos críos, con el transistor debajo de la almohada y en vela a altas horas de la madrugada… ¿Verdad?



.Esa gorra, el pañuelo rojo anudado al cuello, las gafas, la florida camisa -quiero una así, desde aquí lo digo en público-… Incluso esa petición de chupito para el guitarrista. Todo llamaba la atención en Paul Collins, pero esos elementos accesorios no lograban distraer y desviar la atención sobre una cosa realmente admirable: el total dominio del escenario que tiene este hombre. Es increíble como fue capaz de controlar el tiempo, recitando a veces con voz profunda, generando tranquilidad y tensión en el público, teniéndonos en sus manos todo el rato. Se nota que no fue ayer precisamente cuando empezó a subirse a los escenarios


Pero vayamos a lo que de verdad me importa en este caso. Como iba diciendo, Paul fue deshojando canciones magníficas y únicas, de esas que dejan marca. De esas que hacen que por una u otra razón acaben adquiriendo significado para el oyente…

No fue el artista que más fuerte y contundente ha sonado de todos los que han pasado a lo largo de este año por la sala, pero es que eso no tiene por qué ser del todo necesario. De esta manera, Paul nos demostró que con saber tocar bien una delicada y sencilla canción en plan medio tiempo es más que suficiente para provocar una sensación y un recuerdo imborrable, para darnos un vuelco el corazón o para que se te pongan la piel de gallina, tal y como me ocurrió con “Parlez Vous Français”. Hay una persona que puede dar fe de ello.



Lo mismo podría decir de un tema que Paul Collins Beat tocó y que no he logrado descubrir o localizar. No soy muy avispado, pero me da que por las veces que suele repetir “Walk Away” a lo largo de la canción en los estribillos, ese debería ser el título, pero no lo sitúo... En Youtube aparece un video en directo grabado pocos días antes de su llegada a Alcalá con este mismo tema en directo y resulta que en los comentarios se indica que posiblemente sea una canción nueva que todavía no está disponible, por lo que nos tendremos que conformar con esta edición que he montado para poder disfrutar de una de los momentos que más me emocionaron aquella noche. Sabor a clásico. A canción de nuestras vidas casi.



Y es que sinceramente, con eso me quedo de Paul Collins, con su saber hacer sobre el escenario y con esos detalles de sobriedad y categoría -propios de la madurez personal y musical que ha alcanzado- que brillan y destacan entre una retahíla de agitados y electrizantes números de cuando era mozo como el inolvidable “Hangin´ On The Telephone” y el “Look But Don´t Touch"… En fin, un hombre que ha sabido y sabe mantener su toque con el paso del tiempo. Totalmente disfrutable.

Ahí os dejamos con el ‘setlist’. Uno de los más completos, perfectos y redondos que hemos podido contemplar en mucho tiempo. Vuestro es.


¡Larga vida al Rey del Power-Pop!

4 comentarios:

  1. La canción a la que te refieres, "walk away", es en realidad WORKADAY WORLD (creo, no? ) :-)

    ResponderEliminar
  2. Ah, no! es otra,(no había escuchado tu grabación)

    sorry :-)

    ResponderEliminar