lunes, 26 de noviembre de 2012

Electric Mary + Black Hazes en Alcalá de Henares:

El sábado 24 fue un día memorable. Una de esas fechas que quedará para el recuerdo en la mente y el corazón de todos los amantes de la música en Alcalá de Henares. Los Sultanes Del Swing y la RUAH olíamos que algo bueno iba a pasar, así que no pudimos perdernos la cita que Black Hazes y Electric Mary nos tenían reservada en la Sala EgoLive


Los primeros en abrir la noche fueron Black Hazes, un grupo local de Heavy-Rock (prefiero este término acuñado ya hace unos treinta y tantos años por la gente de Barón Rojo que el de Heavy-Metal) más bien de corte clásico que subió al escenario como un auténtico huracán desde el primer segundo, con una fuerza inaudita y unas ganas de disfrutar y gustar al público muy pocas veces vista en la sala. 


Black Hazes resultó ser un grupo activo, vitalista y contestatario que a las primeras de cambio arrearon, canciones en mano, contra esa marca de ambientadores para el hogar llamada Ambi Pur que últimamente es bastante ‘conocida’ por ese anuncio de televisión que no sé si habéis visto en el que aparentemente probaban hacer un concierto con jevis y al día siguiente, en la misma sala, unas embarazadas se ponían a practicar yoga o una mierda de esas y luego decían sorprendidas no notar el ambiente cargado porque claro, antes se había estado echando ese ambientador… Vamos, que Ambi Pur se lo buscó bien buscado por faltones, clasistas y estúpidos. 

La segunda tanda vino cuando se acordaron de esa gran dama de la política autonómica, nacional e internacional que es Doña Esperanza Aguirre ¿O era Ana Botella? Bueno, da igual… Lo cierto es que las dos se lo podrían merecer tranquilamente debido a sus enormes méritos. 


A lo largo de su espectáculo, Black Hazes nos mostró que tenían todos los ingredientes necesarios para gozarlo: un bajo que suena crujiente y profundo -como debe ser en estos casos-, un guitarra solista que se sale en todas las facetas, un baterista impecable y un cantante -Ani- que sabe cómo meterse al público en el bolsillo gracias a su garra, actitud y a canciones como “Miedo” y “Falsa Sonrisa”… En fin, una banda que no conocía, que está preparando lo que va a ser su primer álbum grande y que seguiremos muy de cerca porque de verdad se lo merecen.



Tras recoger los trastos, les tocó el turno a Electric Mary. Desde que me contaron que habían acompañado a maestros de la talla de Deep Purple, Judas Priest y Alice Cooper llevaba aproximadamente un mes con unas ganas enormes de ver a esta pedazo de banda australiana y lo cierto es que no me defraudaron en absoluto. La puesta en escena fue de gente con muchas tablas. De gente que sabe lo que se hace y que domina además del ámbito musical -que ya hablaremos de ello- toda esa parte actoral que lleva consigo un concierto, es decir: la farándula, el espectáculo, el show


Rusty Brown, el cantante, encarnó y acaparó para sí a la perfección el papel de frontman y protagonista de la noche. Un grandullón con carisma que viene a ser algo similar al resultado del cruce de Ray Liotta, Zach Galifianakis, Hank Von Helvete y la típica Rockstar setentera con la libido tan subida como... Bueno, mucho.


Pero Rusty no estaba sólo. Afortunadamente iba acompañado de una cuadrilla de auténticos bestias del Rock. Detrás de él tenía una precisa y retumbante sección rítmica que corría a cargo de Venom -además de que el nombre mola un huevo, debemos decir que el pavo se lució con un solo a lo vieja escuela de los que hacen afición- y a su lado, escoltándole, dos guitarristas de excepción. Uno era el nuevo en la banda y del que desconozco el nombre -el zocato y pelón-, el otro era Pete Robinson -diestro y con melenas-. Ambos supieron jugar sus cartas de la mejor manera, combinándose, doblándose, sin pisarse, a la perfección. Aunque hubo un hecho que me llamó la atención: parecía como si cada uno tuviera su terreno marcado y no pudieran o quisieran moverse mucho, acercarse el uno al otro, que no hubiera tanta interacción física… Aunque claro, quizá para ello estaba el bajista. 


Alex Raunjak se llama el figura. No paró en toda la noche de aporrear su cascadísimo Fender Precission Bass, de moverse, contorsionarse, acoplarse con sus colegas como ese momento en que junto al guitarrista nuevo se tocaron sus respectivos instrumentos -sin doble sentido ni nada-, darle al bebercio y brindar con el público. 




Esta era la penúltima cita de Electric Mary en España dentro de su gira europea en la que estaban presentando su último trabajo hasta el momento -‘III’ Listeneable Records 2011-. Así que entre disquisiciones sobre si Rusty Brown era el Jorge Lorenzo o el Fernando Alonso australiano y sobre el diminuto tamaño de su pene, se fueron colando temazos del ‘III’ como “Stained” y “O.I.C”.

 

Pero también hubo espacio para versionar a los Beatles con el "Helter Skelter" -no es la primera ni la segunda que escucho una versión de los de Liverpool en el EgoLive-, para recuperar piezas de su primer trabajo ‘Down To The Bone’ -Powerage 2009-, de ‘Long Time Coming’ -Electric Mary 2011- y de ‘From The Vault’ -Hydrant Music 2012- que levantaron al personal como así ocurrió con temas como el “Let Me Out” con el que inauguraron su recital, “M.B.F”, “Gasoline And Guns” o este “Luv Me”:

 

Y es que experimentar una noche en ‘La Iglesia de Electric Mary’ es algo que todo el mundo debería hacer por lo menos una vez en la vida. La comunión con el público fue unánime y absoluta. Un evento único, mágico e inolvidable del que nos encontramos satisfechos y orgullosos de poder haber disfrutado en nuestra ciudad… Ojalá más gente tomara nota de que en Alcalá vienen artistas que hacen maravillas como esta de aquí:



En fin, que fue un rotundo éxito y una fiesta del Rock, ni más ni menos. 

Después de que se tocaran todos los temas que tenían plasmados en su setlist aproveché para echarle rápidamente una foto ya que me viene muy bien para refrescar la memoria a la hora de hacer estas crónicas... Y bien que hice, porque si me llego a descuidar unos segundos más con mi tercio me quedo sin la fotografía, ya que el baterista de la banda cogió delicadamente el listado del suelo donde estaba y tras mirarme raro se lo entregó raudo y veloz a una joven damisela -no saben los campeones...- 

Para los señores interesados, ahí va el recital que nos prepararon los mocetones de Melbourne:




Nosotros ya somos de Electric Mary... 


¿Y tú?

5 comentarios:

  1. Kalimotxo Refresco Txabalería29 de noviembre de 2012, 6:57

    Buena krónika, Víctor Huego, enhorawena. ¿Te importaría poner el setlist kompleto y/o la correspondiente foto del mismo? Como sólo destakas siete de todas las koplas k tokaron no me hago idea del resto, pero por lo que relatas parece ser (aunque éstos no suelen repetir setlist) que fue muy parecido al de La Boite del 16 de noviembre… :-) http://www.setlist.fm/setlist/electric-mary/2012/la-boite-madrid-spain-2bdad892.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kalimotxo Refresco Txabalería29 de noviembre de 2012, 7:16

      Weno, siete no, contando los videos nueve (el ""Hey Now" del primer video y el "Do Me (Long Way From Home)" del último video... :-)

      Eliminar
    2. Como de memoria voy justo, mejor tiro de la foto que hice del setlist:) La voy a colocar en la entrada y así ya queda mucho más completa ¿de acuerdo? Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Impresionante crónica amigo, es un placer que te pasees por nuestra sala, te esperamos como siempre y en cualquier ocasión ;)
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vosotros. No sabéis el honor y la felicidad que nos causa lo que hacéis por la música.

      Eliminar