domingo, 17 de abril de 2011

Moongardening Inc, y Motorpsycho / El Sol / Sábado 16 de Abril / 1ª Parte:

“It don´t mean a thing if it ain´t got that swing”: Esta frase se atribuye a Duke Ellington ¡y la verdad es que el maestro tenía más razón que un santo!


Ayer mismo tuve una ración extra de buena música con Moongardening Inc. y Motorpsycho. La cita fue en la sala El Sol, el sábado a las 21:30... Sí, sí, ya sé que juuuusto a esas horas se estaba celebrando uno de los acontecimientos más grandes de la Historia: "El Partido". ¡Pero qué queréis que os diga compañeros! Pues que de "Clásicos” y “Partidos del Siglo" nos vamos a hartar todo este mes, mientras que a Moongardening Inc. tenía ganas de verlos en directo y a los noruegos lo mismo, que vete tú a saber cuando les da por volver a pasearse por estas tierras.
Era el momento. Now or never. Ahora o nunca. O iba a Madrid o sabía que algún día, más tarde o más temprano, me iba a arrepentir.

Y arrepentirse está muy feo.

Como suele ser ya habitual, cuando una de las bandas o artistas que me gustan viene a tocar por aquí cerca siempre intento que algunos de mis amigos y amigas vengan conmigo. Para ello empleo una táctica de acoso y derribo que no sé si vosotros habéis hecho: ¿Aquello de estar varias semanas seguidas bombardeándolos con vídeos de Youtube, canciones, reseñas, entrevistas y demás? Pues nada, que siempre acaban dándome largas. Sutilmente, eso sí…
Debido a esto, lo normal es que casi siempre haya acabado optando por no acudir a ese determinado concierto, pero este año la cosa ha cambiado. Mi cabeza ha cambiado, y si no quieren venir ¡Ellos se lo pierden! Yo desde luego me apuntaré a todo lo que pueda.

Tras la ya habitual clavada de “la Conti”, salí de Alcalá de Henares pensando que me iba a encontrar un concierto más bien desangelado debido a una serie de factores como son el que Motorpsycho es un grupo con un número de seguidores no muy amplio por aquí, que la Semana Santa se nos venía encima y que "La Pachanga" siempre atrae a la gente al calor de los bares o de los sillones de casa con esas patatuelas, mejillones en escabeche y sus Mahous tan fresquitas.
Afortunadamente no pude estar más equivocado y la entrada a la sala estaba bastante concurrida. ¡Así da gusto! Y yo que iba con el temor de presentarme ante un desierto ¡Pero qué va! Menos mal que Madrid, que es muy grande y hay de todo, también tiene hasta gente especialita, rara y con tan buen sentido para la música.
La verdad es que todo tiene sus pros y sus contras. Es cierto que cuando a un concierto va poco público se evitan los engorros que suceden cuando hay mucha gente y se te cuela en la sala algún impresentable -del que no voy a hablar- como fue el caso de ayer, pero también lo es que los aplausos, gritos y alabanzas de los presentes rompen siempre la frialdad inicial del ambiente y los músicos suelen devolver ese agradecimiento en forma de una entrega mucho mayor... A esto la gente moderna le llama feedback, pero como disfruto con los rodeos y circunloquios, doy la versión larga.

Por cierto, en la fila a la hora de entrar conocí y me junté con un chico que estudia Medicina en Alcalá. Y ahí que pasamos el rato de espera charlando de música -de lo geniales que suenan los Motorpsycho, de los malditos precios de los discos de los Beatles, del submundo de las reediciones, de los festivales que empiezan a surgir con el buen tiempo...-. Algo que siempre se agradece.


A lo que íbamos: Tras caer la primera cerveza -es que hacía mucho calor- empiezan Moongardening Inc. Una banda que se define musicalmente en su Myspace como Folk-Rock, Nu-Jazz y Psicodelia. Muchas veces, cuando leo en las páginas de los grupos estos apartados pienso que debe ser obligatorio el rellenar esas casillas y que algo había que poner, porque de verdad que la propuesta de esta gente -más allá de lo que pueden indicar una serie de etiquetas a veces inconexas- es una propuesta articulada, compacta y que llega a nuestros oídos ya totalmente conformada. Con un sentido muy claro a la hora de hacer las cosas. Vamos, "con personalidad propia" como dicen en las revistas musicales cuando no se les ocurre añadir mucho más…
Su música es valiente, audaz, despreocupada por los convencionalismos y la homogeneidad de la escena actual, pero no por ello cometen el error de caer en excesos y pretenciosos barroquismos hasta llegar a lo inaudible. Más bien al contrario, responden a todo ello con dosis de calmada belleza musical, y algo de electricidad, que tampoco viene mal.


En el panorama nacional he visto pocas bandas que me llamaran tanto la atención en tan poco tiempo. Fue a principios de este año cuando pude escuchar el que es su primer EP titulado "The Green Dog Sessions". Lo primero que captó mi atención fue la voz de Sarah Van Der Meer.
Muy elegante y cálida, muy de cantante de Jazz de las de toda la vida que evidentemente nos recuerda a una de las más grandes, y no, no me refiero ni a Rocío Jurado ni a la Pantoja. Estoy hablando de una señora legendaria, de una dama del Jazz como la agridulce Billie Holiday.
Reconozco que esta especie de comparación son palabras mayores, así que si dudáis de ella ahí tenéis una prueba sonora:


¿Y de la banda qué podemos decir? Pues que pueden ser más suaves y más tiernos que el Día de la Madre o tan implacables como Bud Spencer al enterarse que quieren impedirle comerciar con plátanos, hacer una factoría y un casino cutre con el que enviciar y corromper a los nativos en “Banana Joe”. Espero que me entendáis...


En directo suenan bastante más duros que en estudio, y eso es fenomenal ya que los contrastes suavidad/contundencia -que siempre me han gustado- se hicieron más patentes todavía, aumentó la atracción, el gancho y nos llevaron donde quisieron.
La gente de Moongardening Inc. es además de las más originales que he visto a la hora de la instrumentación. Por ejemplo, en una canción el bajista empleó para su instrumento un arco de violín -algo que ya vi hacer a Jimmy Page con su Les Paul, pero nunca en un bajo eléctrico- logrando con ello un toque efectista que a mi me sorprendió, pero sobre todo efectivo, que es lo que realmente cuenta. Luego, creo recordar que para la canción “Down The Rabbit Hole”, la cantante utilizó el mismo arco pero esta vez ni más ni menos que ¡con un serrucho! ¡Como lo oyen! A ver, veamos… Que levante la mano quien de niño haya cogido el serrucho de la caja de herramientas de su padre o su abuelo para hacer el ruidito ese tan guapo que sale al agitarlo. Más de uno y de dos lo ha hecho ¿verdad? Si, yo también me encuentro entre esos niños que toqueteaban y hacían ruido con todo –el tambor del detergente, el molinillo del café,…- pero me da que no nos salían unos efectos psicodélicos tan majetes e interesantes como los que hicieron ellos.


Por cierto, que no se me olvide los sobresalientes punteos "bensonescos" del guitarrista, las potentes e imparables baquetas del baterista, el colchón creado por los teclados... Brillantes todos.

Y hasta aquí ha llegado la primera parte del concierto. Mañana o pasado finalizaremos con la traca final de Motorpsycho, pero de momento os dejamos con otro de los temazos de la banda que nos ha acompañado hoy Moongardening Inc. titulado "Down The Rabbit Hole":


¡Que guste!

2 comentarios:

  1. Las fotos del concierto en,

    http://www.flickr.com/photos/58927207@N06/sets/72157626519656234/show/

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchísimas gracias por enseñárnoslas! ¡De aquí a Lima cien billones de veces mejor que las de mi viejo móvil!

    ¡Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar