miércoles, 22 de diciembre de 2010

RM: Danny Kortchmar y esa especie en peligro de extinción...


Lo normal es destacar la figura de flamantes héroes de la guitarra y encumbrados dioses del micrófono, pero en este espacio -si no os habéis percatado ya-, vamos por otros caminos así que hoy me gustaría rendir tributo a Danny Kortchmar, Kootch para los amigos.

A muchos -los que no se compran los discos originales o tienen la fea costumbre de no leer con detenimiento los créditos- este nombre les sonará a chino, pero si hacemos la prueba de buscar en la discoteca y digo unos cuantos nombres de personas con las que Danny ha colaborado y trabajado de forma íntima, cercana e importante, es posible que la opinión se les cambie...
Pues bien, Danny Kortchmar, durante sus 64 años ha aportado su talento para artistas como el espléndido protagonista de hoy, James Taylor, en varios discos que van desde sus primeros pasos con la Original Flying Machine hasta los siguientes álbumes, que ya alcanzaron gran éxito como Sweet Baby James o Gorilla.

Pero ahí no acaba la cosa: desempeñando labores de guitarrista, compositor y productor, Danny ha colaborado con un sinfín de artistas más, relacionados gran parte de ellos con toda esa tropa americana que tanto me gusta: el californiano Jackson Browne en el curioso álbum en directo del 77 Running On Empty; la parejita formada por David Crosby y Graham Nash; la extraordinaria cantante Linda Rondstadt; el Eagle Don Henley o Carole King en su maravilloso disco Tapestry pudieron contar con la presencia de Danny en sus trabajos… Y la lista continúa, pero no vamos a dar la lata mucho más...



Danny Kortchmar es un guitarrista y un músico tan centrado en su carrera de apoyo a otras personas, que a lo largo de su dilatada carrera únicamente podemos contar con dos obras a título individual: "Kootch" del año 73 e "Innuendo" del 80, y no creo que esta escasez discográfica se deba a su falta de talento, sino más bien a que, aunque parezca inconcebible en los tiempos que corren hoy día, hubo y sigue habiendo gente que prefiere desarrollar su carrera sin dar la nota, a pasos cortos pero seguros y sin la inmediatez de éxitos vacuos,... Una forma de pensar y actuar que me parece encomiable.


Pero todo esto tiene su otro lado, y aunque es bien cierto que Danny y su guitarra ocupan una posición muy secundaria en cuanto a popularidad y reconocimiento por parte del gran público, esto no le gozar de un gran estatus y del cariño y la confianza dentro del mundo del "artisteo" americano, pues su presencia en los estudios de grabación asegura calidad a raudales y un sonido de lujo (hay que decir que es de esos guitarristas de pocas notas, pero bien puestas en su sitio). El hecho de que allá donde esté Kortchmar siempre suene buena música me parece la mejor señal de todas.


Pues ahí queda este pequeño reconocimiento a un músico profesional donde los haya y que forma, por méritos propios, parte de la Historia de la música popular americana y mundial.
Despidámonos de él con un tema perteneciente a su primer álbum, "Kootch". Con todos ustedes, la balada "You´re So Beautiful" :

Se recomienda escuchar esta canción acompañado o acompañada de la persona que le haga a uno o a una tilín y tolón:)

No hay comentarios:

Publicar un comentario