martes, 2 de febrero de 2010

"Rarezas Musicales" Programa 15: The Storm.

Que Deep Purple fue una referencia básica del Hard Rock en los años 70 está bastante claro y que sus purpúreos tentáculos lograron alzarse sobre el resto del mundo, incluyendo a la Península Ibérica, también es un hecho demostrado.

Esos tentáculos, afortunadamente, alcanzaron y abrazaron a The Storm, un grupo nacido en Sevilla, en la mismísima época del llamado Rock Andaluz (esa especie de cajón de sastre en el que se mezclaban diversos estilos como el rock, la psicodelia, el jazz, progresivo, vanguardias de fusión, y cómo no, los sonidos de clara raigambre andaluza y flamenca).

Pero éste no era el caso de The Storm, una banda más vinculada al rock duro representado aquí por Deep Purple: así lo demuestran esos apabullantes trallazos de órgano Hammond a lo Jon Lord cortesía de Luis Genil, y la dureza de la guitarra eléctrica de Ángel Ruiz (que era un perfecto cruce entre Marc Bolan, Hendrix y Ritchie Blackmore). Pero lejos de quedarse en una malas copias de los Purple, los miembros de The Storm poseían tal nivel instrumental, que lograron conformar un sonido propio, de gran calidad, y muy muy recomendable.

En el año 74 publicaron su primer álbum grande: The Storm, un trabajo que desplegaba enormes temas como lo que hay abajo, una espectacular y arrebatadora Crazy Machine:



...Cuánto queda por aprender de nuestra música, señores...

Otra de esas maravillas que nos ofreció esta banda es lo que viene a continuación, una bellísima instrumental dedicada al mánager de la banda, en la que guitarra y Hammond vuelan plenas de libertad, creatividad y sensibilidad para el disfrute de todos nosotros.

Que suene Un Señor Llamado Fernández de Córdoba:



He aquí al manager que inspiró ese temazo...
Entrañable.
Para más información sobre esta banda busquen en su página www.thestorm.es

1 comentario:

  1. Joder con el señor Fernández de Córdoba. Parece el hermano español de Fidel Castro.

    Debería dejarme una barba como él, y ya que no me gustan los puros, que menos que comer langostinos.

    Un saludo, sultaaaaaaaaanes.

    ResponderEliminar