martes, 22 de diciembre de 2009

Listado De Temas Programa 11 Especial ACDC:

1 (Sittin´ On) The Dock Of The Bay - Ottis Redding - The Dock Of The Bay - ATCO - 1968.

2 Highway To Hell - ACDC - Highway To Hell - Atlantic/Albert - 1979.

3 Money Made - ACDC - Black Ice - Columbia - 2008.

4 You Shook Me All Night Long - ACDC - Back In Black - Atlantic/Albert - 1980.

5 Hells Bells - ACDC - Back In Black - Atlantic/Albert - 1980.

6 Big Gun - ACDC - Banda Sonora El Último Gran Héroe - Columbia - 1993.

7 T.N.T - ACDC - T.N.T - Albert - 1975.

8 Who Made Who - ACDC - Who Made Who - Albert - 1986.

9 Thunderstruck - ACDC - The Razors Edge - ATCO - 1990.

10 Collosal - Wolfmother - Wolfmother - Modular/Interscope - 2005.

11 Woman - Wolfmother - Wolfmother EP - Modular - 2004.
____________________________________
_______________________

martes, 15 de diciembre de 2009

Rarezas Musicales Programa 10 Especial Lou Reed:

Lou Reed: uno de los artistas más extraños del mundo. Como genio que es, o se le ama o se le odia, no hay medias tintas.

Es la contradicción hecha persona, hecha artista... Un ser cambiante que va de una egocéntrica, críptica y paranoide superestrella del rock desconectada del mundo, a un modesto y concienciado autor que ha tocado y alterado estilos como el rock de aires ácidos y vanguardistas, ha encabezado el glam más oscuro, se ha preocupado por el cuidado poético de sus letras y un largo etcétera... Todo ello con verdadera maestría y estilo.

Lou tiene el honor de haber sido el primero en alejarse de los cánones estéticos tradicionales, pasando a plasmar y tratar en la música pop contemporánea escenas y vivencias propias del mundo real que nos rodea: unas veces cotidiano y anodino, otras sórdido y realmente desagradable.

Lo que vamos a poner hoy es la canción Sweet Jane, por lo que estaréis pensando ¡Pero qué mierda de rareza nos estás contando tío, si eso es de las cosas más conocidas del pavo este! ...
Pues sí, es de las canciones más socorridas de Lou, pero no vamos a poner la versión original de la Velvet Underground o la que Lou ha realizado en solitario en discos como Rock And Roll Animal, si no la interpretación (hemos puesto en directo para el blog, en la emisión pusimos la de estudio) que hizo de ella, en el Hammersmith Odeon un 14 de diciembre del 73, la banda británica Mott The Hoople, liderada por Ian Hunter y apadrinada-producida-guiada por el entonces siempre hiperactivo David Bowie.

Nos despedimos entonces con Sweet Jane:


jueves, 10 de diciembre de 2009

El efecto “Muse” arrasa Madrid


A pesar de la mala suerte que tuvieron en Barcelona, al tener que cambiar el día del concierto, era de esperar que el grupo inglés ofreciese un gran espectáculo en la capital, pero aun así, el directo superó con creces cualquier expectativa de los asistentes.


Son las 19:00 de la tarde, y miles de personas se agolpan en la puerta principal y en la lateral izquierda del Palacio de los Deportes. A todas esas personas les une una misma sensación, una misma inquietud, una misma emoción: Muse está dentro, y en tan solo un par de horas comenzará a tocar para ellos.


Se abren las puertas y la masa de gente se precipita dentro por las decenas de accesos a gradas y pista. La emoción va creciendo, cada vez están más cerca, cada vez queda menos.


A las 8:15 comienzan los teloneros. Tras un animado “Hola Madrid, somos Biffy Clyro”, sin siquiera dar tiempo a los asistentes a respirar, Simon Neil, y James y Ben Johnston, comienzan a tocar Living is a problem because everything dies. El público se desata, los que ya los conocían lo disfrutan como nadie y contagian a los que no sabían de ellos. El grupo escocés toca con una fuerza pasmosa, y con sus notas y sus movimientos consiguen contagiar al público de una energía casi sobre natural.

Pero entonces, tan sólo media hora después de ese primer tema, terminan su actuación. Al público le sabe a poco, pero es el concierto de Muse y ellos son los teloneros.

Es tres cuartos de hora después cuando la emoción comienza a correr por las venas de las 16.000 personas que llenan el Palacio de los Deportes. A las 9.30 de la noche las luces se bajan, y todas y cada una de las personas allí presentes se ponen en pie al mismo tiempo, como si alguien les hubiese puesto dentro un muelle, un muelle que son incapaces de volver a bajar. Ha comenzado. La emoción y los nervios se pueden palpar.

Se iluminan tres columnas encima del escenario. En ellas se proyectan imágenes mientras empieza a sonar la música, aún no es ninguna canción en particular.16.000 corazones laten cada vez más deprisa, entonces, tras 1 minuto y 50 segundos de esa música, comienza Uprising, primer tema de su último álbum.

A la vez que vuelan los primeros acordes de la canción, las telas que cubren las tres enormes columnas caen de golpe, y dejan ver en cada una de ellas a uno de los miembros del grupo: a la izquierda Matthew Bellamy, cantante, pianista, guitarrista y letrista del grupo, en el centro Dominic Howard, batería, y a la derecha Christopher Wolstenholme, bajista del magistral trío.

Esos primeros acordes elevan al público, hacen volar sus almas y sus corazones, explotan, y ya no hay nada que los pueda contener. Ha comenzado lo que para muchos será el mejor concierto del año, y probablemente de sus vidas.

Matthew Bellamy, con unas particulares gafas luminosas de color azul, que más tarde tirará al público, comienza a cantar y los asistentes corean la letra de la canción. Todos saltan, todos gritan, todos se emocionan.

Comienzan a iluminar la sala un arsenal de luces de todos los tipos y colores. En las pantallas de las columnas se proyectan imágenes del mismo concierto y de videoclips del grupo. La puesta en escena es espectacular.

La siguiente canción es Resistance, también de su nuevo álbum The Resistance. La música de un piano escondido tras el escenario envuelve la sala. Mezclado con la batería hacen que la emoción se desborde por dentro de cada persona. El público salta, grita y seguro que alguno llora. La pista entera del Palacio de los Deportes es un hervidero de manos y cabezas saltando al unísono al ritmo del trío inglés.

Las columnas donde estaban subidos comienzan a bajar como si fuesen ascensores. Tras los dos primeros temas del concierto, que son también los dos primeros del álbum, comienzan con su repertorio más tradicional: le toca el turno a New Born. Matthew Bellamy no toca el piano, pero da igual, pone lo mejor de si mismo en la guitarra, al igual que Christopher en el bajo y Dominic en la batería. La fuerza con la que tocan es única. 16.000 almas se unen cantando y saltando.
Tras New Born tocan un repertorio de canciones bien conocidas por los allí presentes, como fueron Map Of The Problematique, Supermassive Black Hole o MK Ultra, en el que mezclan antiguos y nuevos temas.

Entonces llega Hysteria. El suelo entero del Palacio de los Deportes vibra con los botes de la gente, parece que todo se va a derrumbar, pero siempre al ritmo de la música.

Un par de temas más tarde, alguien acerca al escenario un piano de cola, negro, con las teclas iluminadas de un verde azulado. Matt toma asiento, y comienza a tocar United States of Eurasia, mientras imágenes de los contornos de todos los continentes se proyectan en las cuatro grandes columnas, que vuelven a subir una vez más con los tres integrantes del grupo encima.

Tocan dos temas más con Matthew al piano. Estamos en el ecuador del concierto y eso se nota en el ambiente. La gente ya no es consciente de quien está a su lado, ni siquiera es consciente de que realmente ellos están allí, tan sólo se dejan llevar por las increíbles notas de la banda.

Tras dejar el piano, Matthew deja el protagonismo a sus dos compañeros que, subidos en la columna central, comienzan una magnifica improvisación de bajo y batería que acelera el corazón de los asistentes hasta casi la taquicardia. La columna donde están subidos se eleva y comienza a girar lentamente, y espalda contra espalda Dominic y Christopher dejan ver su maestría musical.

Llega Unclosed Desires, y con ella otro de los particulares instrumentos del grupo, medio teclado medio guitarra. El pulso de los presentes va acorde con los ritmos de la canción.

Cuatro temas después las luces se apagan, pero nadie se mueve del sitio, Todos saben que aun no se ha acabado. Al momento vuelve a iluminarse todo como si fuera una nave espacial. Hay luces de rojas, amarillas y naranjas, hay lásers verdes que enloquecen con las melodías y hay cañones de humo que envuelven al grupo.Una vez más, la puesta en escena no puede ser mejor.

Comienzan el bis como no podía ser de otra manera: con la primera parte de Exogénesis, la sinfonía que ocupa los tres últimos temas de su nuevo disco.

Tras Stockholm Syndrome y un solo de Christopher con la armónica, se intuye el final del concierto.

Con los primeros acordes de Knights of Cydonia el público enloquece aun más, si es que eso es posible. El tema corre por las venas de todos los presentes, entonces llega el final. Con el eco de los últimos acordes el trío ingles se despide con un prometedor “see you next summer”.

Las luces de todo el estadio se encienden, ahora sí que se ha acabado. La masa de gente se dirige a las salidas de manera tranquila. Todos están en una burbuja de la que les será difícil escapar esa noche. Ha sido un concierto espectacular que ha superado con creces sus expectativas. Ahora toca esperar que no pasen otros tres años hasta que el grupo vuelva.

Muse, 28/11/09

martes, 8 de diciembre de 2009

Gazpacho - Rarezas Musicales Programa 9 Especial Muse:

Hoy tenemos el honor de presentar a Gazpacho: un nombre verdaderamente curioso para una banda de música, y más todavía si estamos hablando de una banda de Noruega.

Este grupo, surgió en 1996 y está actualmente formado por Jan-Henrik Ohme al micrófono, Jon Arne Vilbo a las guitarras y programaciones, Thomas Andersen a los teclados y programación, Mikael Kromer al violín y también a los aparatitos, Robert Johansen a la percusión y Kristian Torp al bajo eléctrico.

Los chicos de Gazpacho presentan en sus discos y conciertos un rock progresivo actual con tintes de música clasica, electrónica y esa atmósfera crepuscular propia de los países escandinavos.

Para aclarar un poco el batiburrillo que acabo de soltar, podemos decir que el resultado de todo esto nos da un sonido que se acerca a bandas de más renombre como Radiohead y como a los que hoy dedicamos el programa: Muse, pero no a los Muse en su vena grandilocuente, operística y guitarrera; si no a la más contenida, íntima y melódica.

La discografía de Gazpacho cuenta con 5 trabajos. Uno de ellos, titulado Night y publicado en 2007, presenta grandes composiciones como Dream Of Stone -muy recomendad su escucha-, Chequered Light Buildings o Massive Illusion, destacando en todas ellas una producción de alto nivel en el que la elegancia y el cuidado musical lucen como emblemas.

Un ejemplo de esto es Chequered Light Buildings:


Os dejamos ya con los noruegos Gazpacho y una de las canciones más notables y accesibles de su álbum Night, Valerie´s Friends:


martes, 1 de diciembre de 2009

Listado De Temas Programa 8 Especial The Who:

1 I Don´t Wanna Stop - Ozzy Osborne - Black Rain - Epic Records - 2007.

2 Won´t Get Fooled Again - The Who - Who´s Next - Polydor - 1971.

3 Who Are You - The Who - Who Are You - Polydor - 1978.

4 Baba O´Riley - The Who - Who´s Next - Polydor - 1971.

5 My Generation - The Who - The Who Sings My Generation - Brunswick - 1965.

6 I Can´t Explain - The Who - En El Single I can´t Explain/Bald Headed Woman - Brunswick - 1965.

7 A Quick One, While He´s Away - The Who - A Quick One/Live At Leeds - Reaction/Polydor - 1966/1970.

8 The Song Is Over - The Who - Who´s Next - Polydor - 1971.

9 Move Over Ms L - Keith Moon - Two Sides Of The Moon - Repertoire - 1975.

PD: tras confeccionar esta lista, he acabado por odiar la palabra inglesa Who:)